Siempre hay una excusa para hacer las cosas bien

Cuando empezamos hace 10 años, la excusa fue que la reforma era para un familiar, después era un amigo, después fue por ser una persona que nos podía abrir puertas, después por ser un arquitecto, después por ser un estudio de interiorismo con el que podíamos colaborar, después porque era una persona conocida e importante…

Pero el otro día, después de todo este tiempo, el motivo que dimos fue…. «Porque sí». Ahí me dí cuenta de que no se trata de buscar una excusa sino una filosofía de trabajo… Queremos hacer las cosas bien porque sí, porque nos gusta y porque creemos en ello.

Las cosas no son como son, son como las hacemos….

Gracias a clientes, arquitectos, estudios de decoración, clientes que repiten una vez tras otra por confiar en nosotros y nuestro trabajo… Gracias a vosotros somos lo que somos y prometemos seguir creciendo

Si te ha gustado nuestro contenido, compártelo con tus amigos. Y si nos conoces, déjanos una reseña en Google y ayúdanos a mejorar.

Ir arriba